El paro nacional del 9 M tuvo un impacto de 37,000 millones de pesos.

Ayer no fue un lunes cualquiera en México. 22 millones de mujeres se sumaron al movimiento #UnDíaSinNosotras para protestar contra la violencia machista. Pero también fue otro día en el que, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), 10 mujeres fueron asesinadas por el simple hecho de serlo.

En el transcurso de tres años (2016 a 2019) el número de feminicidios pasó de 426 a 1,006, y en enero la cifra fue de 73 feminicidios, según el SNSP. 

Ese mismo mes se registraron 19,183 llamadas de emergencia por hechos violentos contra las mujeres, pero solo se abrieron 8,163 carpetas de investigación. El Mapa Nacional de los Feminicidios en México, creado por la ingeniera geofísica María Salguero, señala que en los 66 días que van del año (cifras registradas al cierre de esta edición), se han efectuado cerca de 170 asesinatos de mujeres en el país.

Debido a la situación de violencia que las mexicanas viven todos los días, maestras, abogadas, secretarias, personal de limpieza, empresarias, estudiantes, periodistas y un sinfín de mujeres que representan 45.5% de la fuerza laboral, 77% de la fuerza laboral doméstica no remunerada y 54% de la carga total de trabajo, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, decidimos llevar a cabo el paro nacional, con el lema “¡El 9 ninguna se mueve!”.

La violencia contra las mujeres en el país tiene un costo de 245,118 millones de pesos anuales, equivalentes a 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y 5.2% del Presupuesto de Egresos de la Federación, de acuerdo con Artemisa Montes, especialista en economía política de la Universidad La Salle.

“Ese dinero corresponde a los gastos que realizaron las mujeres que enfrentan violencia. (El presupuesto que se destina a la atención de víctimas) es menos de lo que dedicamos a investigación y mucho menos a otros temas”, dijo la académica de La Salle, quien precisó que el acto #UnDíaSinMujeres tuvo un impacto económico estimado de 37,000 millones de pesos (mdp) para el país.

Durante su participación en el panel Radiografía de la mujer mexicana en 2020, que organizó la institución educativa a la que pertenece, la académica comentó que “si comparamos el costo del paro con lo que nos cuesta la violencia contra las mujeres, nos sale barato. Nosotras, desde que nacemos, pagamos un costo por el simple hecho de ser mujeres”.

También señaló que, de acuerdo con el Foro Económico Mundial, México pasó del lugar 98 al 124 en cuanto a la brecha de género este año. “En lugar de que se cierre esta brecha, se está ampliando. Y esto nos ayuda a entender lo que está sucediendo ahora con la movilización de mujeres”, agregó.

Alto, mujeres en lucha

La iniciativa que surgió en Veracruz por el colectivo feminista Las Brujas del Mar, busca evidenciar la importancia de la mujer para la economía del país.

“Si se considera todo el valor del trabajo que hacen las mujeres, como el que producen las que laboran en oficinas, en la economía informal o en sus hogares sin recibir un salario, el resultado sería una acumulación de más de 37,000 millones de pesos (mdp) al día”, explica Jorge Mauricio Reynoso Nassar, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH).

De toda la actividad productiva de las mujeres, solo 33.3% es remunerada y el resto no, según las estimaciones del Observatorio Internacional de Salarios Dignos (OISAD), con sede en la Universidad La Salle, en colaboración con la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

“Lamentablemente, las cuentas nacionales no capturan el trabajo que realizan las mujeres en los hogares porque no es remunerado, pero ese monto podría superar los 11,256 mdp”, dice Reynoso Nassar.

Además, si se toman en cuenta solo las paralizaciones de las mujeres ocupadas en sus respectivos lugares de trabajo, el paro femenino provocó que el mercado nacional prescindiera de la generación monetaria de casi la mitad de sus trabajadores, 40%, según el Centro de Investigación de la Mujer en Alta Dirección (CIMAD). Para dimensionar el impacto de este último dato y estimar cuánto se perdió, basta decir que la economía mexicana—medida a través del PIB— genera 65,753 millones de pesos diarios.

De tal suerte que prescindir del 40% de la fuerza laboral femenina de las empresas, que precisamente generan la riqueza del PIB, habría provocado una merma de 26,301 mdp el 9 de marzo. Antes del paro nacional, los analistas de Intercam, Casa de Bolsa, coincidían en que el impacto económico de un día sin mujeres para el PIB ascendería a 26,301 mdp, tomando en cuenta solamente las ocupaciones laborales de las mujeres.

“Ese monto es comparable con el valor de capitalización de Genomma Lab o Alsea en la Bolsa Mexicana de Valores”, dijo Alejandro González, analista financiero. José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), dijo que este día tendría un costo económico para el país de 26,000 millones de pesos (mdp).

Aunque el organismo empresarial no promueve este tipo de paros laborales como forma de manifestación, porque no es el objeto de la confederación para con sus representados, aclaró que respetaría “el derecho de las mujeres que se ausenten este día, especialmente en este tema tan sensible para la sociedad”.

El líder de la Concanaco-Servytur agregó que las mujeres son muy importantes en la vida económica del país, tanto por las actividades remuneradas como por las que no lo son, como el trabajo en casa. Los sectores perdedores Otras de las implicaciones del paro total femenino fue el llamado a no consumir ningún producto en el mercado, por lo que muchos sectores comerciales tuvieron que operar sin el gasto monetario exclusivo para las mujeres.

El hecho de que las afectaciones económicas sean tan elevadas, no es solo porque las mujeres representan casi la mitad de la fuerza laboral, sino porque se ocupan en los sectores más importantes como el comercio, los servicios y la manufactura.

Por ejemplo, con el paro de labores, el sector comercial, el más importante en la economía mexicana, tuvo que operar sin 53% de su personal; la industria de los servicios sin 49% de sus trabajadoras; mientras que en la industria manufacturera faltó 38%, según el Inegi. Además, la economía nacional, que se mide por la producción de bienes y servicios, está determinada de manera importante por el nivel de demanda interna.

“En la medida que la población consume, la producción puede incrementar o disminuir”, de acuerdo con Alejandro González de Intercam Casa de Bolsa. Para dar otra muestra del impacto que dejó el paro nacional, solo basta con voltear a ver a la industria automotriz en México.

Un día sin mujeres fue el equivalente a suspender actividades por 24 días consecutivos, dice González.

El paro nacional del lunes pasado tuvo una doble dimensión: visibilizar que las mujeres estamos en los espacios públicos y que llegamos para quedarnos, a fin de seguir exigiendo igualdad y el cese de la violencia contra nosotras.







Fuente: MILENIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s