Encuentran cuerpo de mexicano desaparecido en el Pirineo español

Jesús Ríos, el ciudadano mexicano de 71 años que había desaparecido en el Pirineo español el pasado 3 de agosto, fue encontrado muerto en la falda del monte Nabaín, donde se le había perdido la pista. Con el hallazgo de su cadáver finalizan diez días de búsqueda desesperada por parte de su familia -una parte de ella se traslado a España para seguir de cerca la operación- y de los comandos especializados de la Guardia Civil e, incluso, de un grupo de montañeros expertos mexicanos que viajaron para ayudar en la búsqueda.

Jesús Ríos era un jubilado natural de Hidalgo, que además de ser un aficionado al atletismo y a correr maratones, también disfrutaba mucho de dar paseos por el monte. Viajó a España, en concreto al pueblo de Vió, en el alto Pirineo aragonés, para compartir unos días con su hija y celebrar con ella su cumpleaños, ya que ella se había trasladado a vivir hace más de seis años a España. De hecho la primera vez que Jesús Ríos visitó la región donde perdió la vida fue para celebrar la boda de su hija, hace seis años, y desde entonces no había tenido la oportunidad de volver.

El pasado 3 de agosto, Jesús Ríos decidió salir por la mañana a hacer una excursión larga por la bella zona montañosa del Pirineo. Su hija estaba ocupada con su centro de retiro de yoga, así que se fue solo, con sus zapatillas de montaña nuevas y con la ilusión de dar una larga caminata por el campo. Durante su paso se encontró con algunas personas, la última que registró su andar fue un natural de la zona al que le preguntó la manera más fácil de regresar desde el monte Nabaín al pueblo más cercano de la casa de su hija. Ese fue el último testimonio de Jesús Ríos vivo.

Pero Jesús Ríos no volvió. Su hija y su yerno, Daniel Benito, de inmediato se alarmaron y llamaron a los teléfonos de emergencia para que se activara una operación de rescate. Así se hizo, para lo que incluso de utilizaron perros adiestrados, drones, voluntarios de la zona y en el que participaron los cuerpos especializados de la Guardia Civil e incluso de los Bomberos de la región.

Pero hasta ahora la búsqueda, a pesar de que la zona estaba delimitada, había sido infructuosa. Hasta que finalmente fue su propio yerno, Daniel Benito, quien encontró el cuerpo ya sin vida de su suegro. El propio Daniel explicó a La Jornada que “tenía la corazonada de que podría haber subido por una senda que sube desde Morillo de San Pietro por las faldas de Nabaín y hoy finalmente lo he encontrado ahí”.

Su familia, devastada por la tragedia, agradeció a todos las instituciones y personas que participaron en la búsqueda. Y explicó en un comunicado que “han sido días muy duros, de mucha incertidumbre y ahora queremos mantener la tranquilidad que necesitamos”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s